Leyendas de Semana Santa: "Zamarrilla"


Cuenta la leyenda que a mediados del siglo XIX la policía perseguía en Málaga a un ladrón llamado Zamarrilla. Éste se escondió debajo del manto de la Virgen de la Amargura. La policía no se imaginaba que el ladrón estuviera en la iglesia y se fue.

El ladrón, agradecido, le prendió a la Virgen una rosa blanca en el pecho con su puñal. La rosa se puso roja debido a que la imagen empezó a sangrar. Zamarrilla se volvió bueno.

4 comentarios:

Negrevernis dijo...

No conocía esta tradición. ¡Qué bonita!
Un saludo.

Gladis yaneth cano agudelo dijo...

q bonito todo

Gladis yaneth cano agudelo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gladis yaneth cano agudelo dijo...

q bonito todo mas q todo el final